De Iluminet.com

La iluminación controlada debe considerarse a la hora de planificar y diseñar los entornos médicos, ya que ayuda a mejorar el bienestar y rendimiento médico, reduciendo errores y mejorando la calidad del enfermo
La iluminación cumple un rol crítico y fundamental en todos los aspectos cotidianos del ser humano. En particular, es sabido que la longitud de onda corta («azul») tiene un gran efecto visual y no-visual en las personas por su impacto en su bienestar y rendimiento, en su sueño y por tanto en su salud. En el campo de la medicina, es de vital importancia, no sólo para los pacientes y su bienestar y recuperación, sino también en los efectos que la iluminación puede causar en los médicos, en su bienestar, performance y también en la disminución de errores clínicos.

Un estudio realizado por investigadores en el Centro de Docencia e Investigación de Simulación del Departamento de Emergencias (ED-STAR) del Hospital Monte Sinaí de la Ciudad de New York, que formó parte de la investigación doctoral (Ph.D) del Dr. Octavio L. Pérez, se focalizó en los posibles efectos ¨no visuales¨ de la luz de longitud de onda corta («azul») que pueden ser beneficiosos en las condiciones adecuadas. La financiación del estudio fue de la NIH (“National Institutes of Health”).

Para saber más más visite la nota original 

X